Recomendaciones para hacer del hogar un espacio educativo

0
261

El pasado 15 de marzo se dio a conocer que existían en el país 75 casos positivos de COVID-19, lo que llevó a la autoridad a decretar la suspensión de las clases en jardines infantiles, liceos y colegios municipales y subvencionados.

Desde entonces, se inició un plan para que los y las estudiantes no perdieran los procesos de aprendizaje, provocando una verdadera readecuación de la vida familiar. ¿Cómo organizar el tiempo?, ¿se puede educar o enseñar los mismos contenidos que se estudian en las escuelas y colegios? Un verdadero desafío para estudiantes, padres, madres y apoderados que deben mantener una rutina educativa al interior de los hogares.

Frente a este escenario, la directora de la Escuela de Educación de la Universidad Católica del Norte (UCN), Nielka Rojas González, entregó una serie de recomendaciones para mantener un espacio educativo en el hogar.

“Todos tenemos la responsabilidad de educar; la escuela y la familia son las dos grandes instituciones educativas que tienen los niños, niñas y adolecentes para construirse como ciudadanos. En el contexto de la salud pública mundial y la crisis del COVID-19 que nos afecta, esto nos brinda como familias mayor tiempo para seguir avanzando en esta alianza de educar”, explica la académica UCN.

Agrega que es importante la información a todo nivel familiar, especialmente dar a conocer y explicar el porqué es necesario permanecer en casa para prevenir el contagio de COVID-19.

“Hay que evitar la sobre información para que no se genere intranquilidad, sobre todo en los niños, niñas y jóvenes que pueden sentir miedo o ansiedad. Por ello, deben conocer la situación en su nivel de comprensión y en familia aprovechar de reforzar aspectos como la responsabilidad social, autocuidado, hábitos de higiene y mantenerse ocupados en el día realizando diversas actividades”, apunta Nielka Rojas.

Asimismo, enfatiza en que este tiempo no debe considerarse como “vacaciones”: “son tiempos para aprender, fortalecer la afectividad y compartir en familia; hay que organizarse para no aburrirse, tener paciencia frente a la situación y mantener una actitud positiva”.

RUTINA FAMILIAR

En el hogar, la experta recomienda establecer rutinas familiares flexibles en las que se considere tiempo para todo y todos, en la medida de lo posible. “Una rutina flexible permite a los niños y a las familias poder anticipar las acciones del día y, por ende, reducir la ansiedad ante la contingencia que vivimos”.

En este aspecto, detalla una serie de acciones que deben conjugarse para un buen resultado. “Ayuda el ajustar los tiempos y generar planes con espacios para hacer las actividades que están enviando los profesores, con pausas para descansar. Es importante estar en comunicación con los profesores, complementando con ellos, respetar los espacios de sueño, realizar actividades habituales de la casa y actividades físicas, tener tiempo libre para que se fomente la creatividad”.

En esa línea, es una oportunidad para dar el ejemplo como padres que trabajan desde el hogar. “Se pueden implementar estaciones de trabajo, es decir, que tanto los estudiantes como sus familias que están trabajando desde la casa, establezcan horarios y lugares de trabajo dentro de la casa de manera explícita con el fin de respetar y valorar el tiempo y espacio de todos”, enfatiza la académica.

TECNOLOGÍA

Las circunstancias en que se debe avanzar con los contenidos pasan por el uso de la tecnología, por lo que Nielka Rojas afirma que es importante darle un uso pedagógico y utilizarla de manera responsable. Los estudiantes deben mantener la comunicación con los profesores para estar atentos a las indicaciones y clases que pueden programar en videoconferencia o buscar información, pero es recomendado limitar el tiempo frente a la tecnología. Un ejemplo de ello es controlar el uso de videojuegos y móviles, entre otros, de modo de fomentar otras tareas como actividades físicas, manuales y estar en familia.

La planificación de actividades debe cumplirse, pues es diseñada con actividades de interés de los niños o niñas y lleva a desarrollar nuevas habilidades y cultivar otras. “Por ejemplo, podemos acordar en un día levantarse, leer un cuento, discutir el cuento, ayudar a ordenar la casa, comer, descansar o jugar, ver una película y compartir impresiones… Seguro cada uno junto a su familia puede organizar mejor cada día”.

También es importante disponer en casa de un espacio para estudiar limpio y despejado, que esté libre de distractores como la televisión encendida, música, ruido o celular a la vista, los que distraen y pueden obstruir la concentración.

RECURSOS

Junto a las plataformas o espacios virtuales que ha dispuesto la autoridad educacional, existen otras aplicaciones o páginas web que puedan apoyar el aprendizaje de los estudiantes.

Los espacios virtuales son una alternativa para aprender, por ejemplo, Aprendo en línea (https://aprendoenlinea.mineduc.cl/estudiante/621/w3-channel.html) es uno de los espacios que el Ministerio de Educación del Gobierno de Chile ha dispuesto para trabajar desde primero básico a cuarto medio temas de matemática y lenguaje y comunicación, disponiendo además de recursos para otras asignaturas; textos escolares para apoyar el trabajo autónomo; biblioteca digital que permite descargar una variedad de textos (https://bdescolar.mineduc.cl). También se presentan orientaciones para la educación preescolar (https://parvularia.mineduc.cl/recursoseducacionparvularia/) que van desde recomendaciones para el juego-aprendizaje, fomento de habilidades básicas, cuentos y recomendaciones para la lectura compartida. El Mineduc tendrá un espacio en la TV para fomentar el aprendizaje desde el hogar.

Kanh academy (https://es.khanacademy.org) es otra opción digital que busca un entendimiento profundo y sólido en matemáticas, ciencias y más. Existe una versión que permite trabajar sin necesidad de tener acceso a internet.

Una aplicación de juegos de matemática, inglés, y ciencia puede ser Academons (http://bit.ly/Academons_Gratis); mientras para conocer los secretos de la Luna, las estrellas y el trabajo de los astronautas una buena alternativa puede ser visitar la página https://www.esa.int/kids/es/Home.

En https://sincopyright.com/museos-virtuales/ encontrarán acceso a museos virtuales, lo que es un buen recurso didáctico para explorar grandes obras y exposiciones.

Otra opción sin computador e internet es avanzar curricularmente con los textos escolares y coordinarse con el profesor para asignar actividades. Realizar tareas que potencien habilidades lingüísticas o del lenguaje que pueden fomentarse a través de la lectura, escritura, la comunicación, y otras para el desarrollo de la adaptabilidad, flexibilidad, autonomía, autorregulación y responsabilidad social, que pueden cultivarse a partir de conversaciones, reflexiones y juegos, etc., sin olvidar el desarrollo o fortalecimiento de la afectividad dentro del ambiente familiar, lo que es primordial.

Ver comentarios