Cierre de termoeléctricas en mejillones: ¿solución a zonas de sacrificio?

    0
    638

    El gobierno anuncia cierre de termoeléctricas en Mejillones y entra en debate nuevamente cuál es la real solución al problema de la contaminación.

    El día de ayer se hizo noticia el anunció del Ministro de Energía Juan Carlos Jobet, sobre el cierre anticipado de dos termoeléctricas que estaba programado para el 2040, que será concretado el 2024. La noticia, que puede significar un avance para la población de Mejillones, no es un regalo que el gobierno le entrega a la población. Menos en el contexto en que nos encontramos, con un Sebastián Piñera profundamente cuestionado y rechazado con apenas un 10% de aprobación (Encuesta CADEM, diciembre 2019).

    Sin duda, uno de los movimientos sociales que más fuerza tomó a nivel internacional durante el 2019 fue el movimiento ambientalista, que sacó a las calles a miles de personas en todo el mundo. Esto en un contexto en que en Chile, la denuncia sobre las zonas de sacrificio y los efectos en la salud de las poblaciones de esos sectores, venía tomando mucha fuerza luego de los sucesos de Quintero-Puchuncaví.

    El Gobierno del empresario de Chile Vamos, quien se encuentra hoy con una desaprobación histórica luego del estallido de la revuelta social, había anunciado meses antes un plan de “descarbonización” que consistía principalmente en el cierre de algunas empresas como las termoeléctricas ubicadas en Tocopilla y Mejillones, así como otras ubicadas en distintas zonas de sacrificio.

    Durante su implementación, se han abierto diversas controversias. Una muy clara fue que al mismo tiempo que se cerraba una termoeléctrica en Tocopilla, se abrían dos nuevas en Mejillones, cosa que causó mucho descontento en la población ya que ilustraba que en realidad, las intenciones del Gobierno no son el bienestar de la población sino que defender las ganancias de los empresarios para quienes gobiernan, y darles caminos que no pongan en riesgo sus riquezas, con la excusa de mejoras en las condiciones de vida de los habitantes de estos sectores.

    Este tipo de procesos, como el cierre de termoeléctricas, que el oficialismo así como los parlamentarios de distintos sectores, venden a la población como un avance y muestra de su buena voluntad e interés por la salud de la población, es profundamente contradictorio sin consideramos que todas las riquezas que acumulan en sus manos podrían destinarse a salud, educación, vivienda, entre otros derechos sociales que nos niegan día a día.

    Es por esto, que la real salida a los problemas de la población no viene de la mano de un gobierno asesino como es el actual gobierno de la derecha, sino que deben generarse desde los mismos trabajadores, pobladores, jóvenes, mujeres. De esta manera podrían dar respuesta no solo al problema de la contaminación, sino que al mejor uso de las energías en beneficio de las grandes mayorías, gestionando ellos mismos las empresas, su forma de producción y el destino de sus ganancias.

    Fuente: http://www.laizquierdadiario.cl/

    Ver comentarios