Sebastián Reinoso, mejillonino que ha potenciado el arte y la cultura a través de las Varietés

0
1391

Con más de 20 años incursionando en diversas actividades artísticas como la danza y el teatro, Sebastián Reinoso (@sebailarin) ha recorrido un largo camino en su búsqueda de perfeccionamiento y aprendizaje, y ahora con la experiencia de quien ha viajado e influenciado de la escena cultural del norte de Chile y de Argentina, Sebastián se encuentra finalizando, junto a un entusiasta grupo de colaboradores, la segunda temporada de la Varieté Humana, una iniciativa que ha fomentado el desarrollo de la escena cultural antofagastina, y que este año ha tenido su versión en formato streaming debido a la contingencia pandémica.

Hitos de Sebailarín

En 1998, un pequeño Sebastián inicia su camino a través de la agrupación folklórica de la Escuela Julia Herrera Varas a cargo de la profesora Elsa Meza, cuatro año después se suma a la agrupación de Cheerleaders y al año siguiente se involucra en la agrupación de Teatro del mismo establecimiento. En 2003 ingresa a la agrupación de Scouts Inti Raymi y en 2004 y 2005, al ingresar al Liceo Juan José Latorre de nuestra comuna, participa de todas las actividades extraprogramáticas posibles, pero no es suficiente, y durante 2006 y 2007 se une al grupo de danza folklórica y espectáculos del Liceo Marta Narea de Antofagasta, y los años siguientes forma parte del Ballet Municipal de la capital regional.

Comienza una nueva década (2010) y también una de sus más grandes aventuras al ingresar a la Universidad Nacional de San Martín de Buenos Aires Argentina, desde entonces y hasta los siguientes siete años Sebastián realiza estudios en escuelas populares y privadas, teatro y otras danzas, diseño, iluminación, dramaturgia, improvisación, contacto, música, poesía y audiovisual, entre otras corrientes, nutriéndose así de la rica escena trasandina, y siendo uno de los hitos más memorables su participación como bailarín en el Teatro Municipal Roma de Avellaneda en 2014, y Teatro Colón de Buenos Aires, o el estreno de obras escritas y dirigidas por su autoría en 2013, 2015 y 2017.

Orígenes de la Varieté

La Varieté Humana nace el 28 de enero de 2018, cuando Sebastián, de vuelta ya en nuestro país, comienza a juntar dinero para girar con su espectáculo de danza unipersonal potente/impotente/imponente. De esta forma se realiza un primer evento con diversas amistades y entidades que no dudan en sumarse, “en especial mi amiga Natalia Gutierrez, bailarina y coreógrafa, que estuvo desde el comienzo, y Arlette Ibarra, actriz y directora de la compañía La Favorecedora, quien nos pasó el espacio Salón Teatral para realizar parte del sueño”, destaca Sebastián.

Fue allí donde se realizaron las dos primeras versiones de la Varieté Humana, para luego continuar con 7 experiencias más en el teatro Pedro de la Barra. “El director del Teatro, Raúl Rocco, nos facilitó con comodidades el lugar, entonces esta iniciativa se popularizó un poco más, y de esta forma comenzó a gestarse la idea de algo ultra multidisciplinario, con piezas cortas de cientos de artistas regionales que no tenían un lugar en concreto dónde presentarse, uniéndose con otras disciplinas”.

“Toda esa experiencia nos dio la certeza que debíamos seguir de forma virtual después de canceladas dos veces la versión presencial del décimo capítulo, debido a la revolución de octubre y la pandemia, teniendo en cuenta las necesidades de la gente de ver artes y aliviar la salud mental, las ganas de hacer de parte de les creadores y de nosotres de resistir”, asegura Sebastián.

De esta forma, con el apoyo de Rafaela Castro y artistas nuevos y ya mencionados, la Varieté lanza un piloto vía plataforma Zoom, que abre el camino y la confianza a realizar un total de 20 transmisiones con más de 80 presentaciones artísticas, incluyendo artistas y agrupaciones de diversas partes del mundo, donde además se suma Fran Yáñez y Jaime Gatica en la animación, haciendo crecer poco a poco el equipo que se proyecta inmediatamente a múltiples actividades.

Momentos memorables de la Varieté

Para Sebastián, “cada noche fue mágica y especial. Amistades de aquí y de otros países, en especial gente que conocí en Buenos Aires, hermanos, familia, nos encontramos en este evento al que decidieron unirse, y no sólo como artistas, sino conectándose para conocer artes de la región y del país”.

Desde danza y monólogos hasta presentaciones audiovisuales y música en vivo, la Varieté ha sido un espacio necesario en tiempos de cuarentena, pues en su versión virtual ha contado con la presencia de artistas de diversas partes del continente y también del mundo, expandiendo así el catálogo en una iniciativa que surge con el fin de generar un circuito local pero también de extender el arte a quien esté dispuesto a unirse a las transmisione.

Entre risas, Sebastián recuerda: “hay muchas anécdotas, en especial ésta donde uno de estos YouTubers se mete en una reunión junto a otros usuarios, haciéndose pasar por espectadores de la Varieté, y nos invaden y publican contenido ilícito junto a gritos con improperios. Igual fue cuestión de un rato sacarlos de la reunión para seguir con el evento. Está tooodo grabado jajaja”.

La importancia de espacios artísticos

“En la región y en cualquier rincón del mundo, la cultura está en todos lados, es nuestro deber proyectar inquietudes que nos desarrollen nuevas ideas. Cualquier arte es como un sueño, un presagio, un libro escolar. Las artes en sí nacen para mostrarnos universos variados. Es bueno abrir el camino a la gente para que viva más en arte y tenga estas experiencias, ya que nos han mentido demasiado diciendo que no es importante, que no sirve para nada, y sabemos que en realidad con estas formas nos educamos en variedad, despertamos nuestras conciencias, mejoramos nuestra salud (a través de la expresión y conexi´n artística es probable que tengas menos necesidades de ir al doctor). Es genial que en Varieté Humana la gente vaya a ver a su familiar que canta y termine viendo un fragmento de danza o escuchando poesía”, nos cuenta Sebastián.

Próximos proyectos

Según Sebastián, ahora el equipo creativo de colaboradores de la Varieté Humana se encuentra trabajando con la Fundación Ruinas de Huanchaca, “ahí estaremos apoyando algunas de sus actividades y también realizaremos el evento en este espacio, ya que Varieté Humana como evento es parte de un equipo al que llamamos Cultura Humana, que no es sólo este evento interdisciplinario, ya que también es escuela, hace trabajo social e incorpora las artes a todos los campos de nuestra sociedad, porque creemos que de esta forma podemos mejorar las cosas. La aceptación de nuestra diversidad es la que nos divierte y nos hace más humanos, empatía y amor a la humanidad. No hay nada más variado que ser humano. No hay nada más humano que ser variado”.

Ver comentarios