COLUMNA: El Coronacrisis

0
380

Por: Pedro Rojas Herrera
Estamos viviendo uno de los hechos más significativos de los últimos 100 años, sólo comparable con los efectos de la Segunda Guerra Mundial de mediados del siglo XX.


Hoy no sólo estamos preocupados del contagio, sino también de cómo poder seguir subsistiendo en la medida que esta pandemia vaya manteniéndose, esperanzado que se logre controlar, pero el desafío es demasiado alto, porque los daños económicos y sociales, no serán resueltos en poco tiempo, que ni siquiera sabemos si serán meses o años.


La historia nos hace saber lo complejo que han sido las antiguas pandemias, y para ello es necesario recordar y hacer historia, como lo ocurrido en el siglo XIV, dónde en todo el orbe se sufrió de desnutrición, pobreza, enfermedades y lo más cruel como el hambre.


Los antecedentes señalan que para esa época, las pérdidas humanas bordearon entre el 60% y el 70% de la población mundial, en un período de tres años y luego de cortos períodos de rebrotes, hicieron mermar gran parte de la población mundial, centrada principalmente en Europa, para entonces, América no se encontraba colonizada. Se hace difícil imaginarme una situación tan grave como esa.
Siglos después, sobrevino la crisis de una nueva pandemia conocida “gripe española”, similar a la gran peste de la Edad Media, pero con el fin de hacer las comparaciones con la pandemia actual, se pueden cotejar sus similitudes, aunque los virus sean distintos.


La producción industrial de EE.UU. como el índice de actividad empresarial sufrió una caída en octubre de 1918, es decir, en el apogeo de la epidemia, pero luego se recuperó rápidamente. Quizá esa comparación a nuestros tiempos, se debe hacer con el comportamiento de los mercados americanos y asiáticos.
Asimismo, un estudio reciente del Departamento de Finanzas del Canadá estima que el impacto general sobre el PIB anual fue sólo del 0,4%. Sin embargo, se estima, que en varias economías, estos índices bordearán en el peor de los casos, un negativo de -2%, por lo que sus efectos caerán sobre las poblaciones más humildes.


El mercado mundial también cayó alrededor de un 20%, efecto que se dio debido a los acontecimientos negativos relacionados con la Primera Guerra Mundial, situación que esta vez, no está considerado, pero los anuncios son tan negativos, como si estuviésemos además, en guerra mundial.


Los mercados se recuperaron por completo, luego de un año desde los primeros brotes. Por lo que se puede esperar algo similar esta vez, con una recuperación y estabilización lenta, en el mundo en no menos de marzo de 2021 en las economías más sólidas. Estimándose que los países pobres, luego de la recuperación, serán más pobres.


Los miles y miles de muertes, a pesar de todo, provocan un efecto positivo para la recuperación, en que a falta de mano de obra, se necesitarán también miles de trabajadores para recuperar las economías y se favorecerán las industrias fiscales y los emprendimientos privados. Los más positivos, anuncian que luego de la pandemia, la recuperación tendrán efectos positivos en las remuneraciones.
A lejos de llegar a la solución epidémica, sólo nos queda tener la confianza, de que los efectos sociales y económicos, no terminen perjudicando aún más a la clase más desposeída del país.

Ver comentarios