Mejillones, un hermoso recuerdo que quedó en el pasado

0
74150

por Maria Brevis

Recuerdo claramente el día en que llegue a mejillones: fue un verano a medio día y por razones personales nos tuvimos que venir a vivir al norte, nací en la ciudad de Valdivia y estuvimos 5 años buscando un lugar donde quedarnos hasta que encontramos este pueblo maravilloso. Por dos años vivimos casi debajo del muelle de los pescadores  “fue la mejor época de mi vida “,  llena de abundancia, paz, belleza y mirara para donde mirara veía playa, arenas blancas un mar tan azul que costaba distinguir entre el cielo y el mar.

Me acuerdo que despertaba en la mañana y antes de hacer algo me tiraba al agua para luego desayunaba un gran «tacho» de té y pan con pescado , en seguida nos íbamos con mi hermana a recorrer la playa, aprendimos a sacar jaibas que cocinábamos en una olla gigante y las comíamos a la orilla del mar aun calientes. Nuestro almuerzo eran ostiones, erizo y cebiche de cojinova. 

Mis mejores amistades son de esa época y aun los conservo , algunos dirán que vivíamos en la pobreza pero creo que nada más alejados de la verdad , tal vez viví lo mejor de mejillones y disfrute de la libertad plena que da el saber que al lado del mar nada me podía faltar , ame  este pueblo, su gente  desde que llegue y nunca más me fui , crie a mis hijos aquí , los eduque y les enseñe a valorar  el lugar donde vivían , ellos también alcanzaron a disfrutar  ese mejillones.

Esperaba a que el futuro no fuera tan diferente para mis nietos y nietas, rogaba porque la gente defendiera su tierra y que el desarrollo llegará con respeto, con más empatía; no que arrasarán con todo.

Hoy con una pena inmensa veo como se han ido muriendo mis amigas, amigos o personas jóvenes a causa de la contaminación que nos deja el crecimiento industrial, el que no veo reflejado en el pueblo. Me dicen que soy una inconformista, que nada me parece bien pero después de haber vivido esa etapa de abundancia…es verdad nada me parece bien.  No me conformo con perder mi pueblo, mi playa; siento rabia y pena.

Intente proteger lo que más amo mi familia “a mejillones”, me hice de amigos y enemigos. No importa daría cualquier cosa por volver a vivir  esa etapa de mi vida, mostrarles a mis niet@s y decirles « Esto es Mejillones, ámenlo – cuídenlo, manténgalo así puro limpio, eterno ».

Ver comentarios